sábado, 20 de diciembre de 2008

Cuadrado Lumbar
















Quadratus lumborum

Situado a cada lado de la columna lumbar , por debajo de los paravertebrales y la fascia toracolumbar, regula el movimiento de la columna en el plano frontal.
El cuadrado lumbar se extiende desde la última costilla flotante de la espalda hasta el borde superior de la pelvis, denominado cresta pélvica. Tiene también inserciones con la apófisis transversa de la columna lumbar (ver imagen)


Actuando sobre un lado, el cuadrado lumbar flexiona lateralmente el tronco hacia el mismo lado.
Cuando estamos sobre una pierna, evita que la pelvis caiga hacia un lado.
Trabajando a la vez los dos lados, se puede extender la columna lumbar. El cuadrado lumbar equilibra la relación entre las costillas posteriores y la pelvis.

- Toca las costillas inferiores en ambos lados del cuerpo. Puedes sentirlas justo por encima de la cresta pélvica.
- Utiliza tu pulgar para presionar el extremo superior de la cresta pélvica, moviéndolo desde la espalda cerca de la columna hasta el costado del cuerpo.

Con la pelvis fija, funciona como inclinador del tronco hacia la pelvis y con punto fijo en las costillas, realiza inclinación lateral de la pelvis, como puedes ver en esta imagen.
Extiende la columna lumbar y funcionalmente es esencial en la estabilización de la pelvis y la columna lumbar en el plano frontal.

Es difícil de palpar. Se confunde con el dorsal ancho o paravertebrales.
En acortamiento puede dar falsa dismetría, ocasionando la colocación de un alza en la pierna errónea.

Volviendo al comienzo, el “dolor de riñones” del cual nos solemos quejar no es más que una sobrecarga de un conjunto de músculos llamado cuadrado lumbar que está situada en la parte baja de la espalda y que une las últimas costillas con el principio del glúteo (se origina en 1/3 medial de las crestas iliacas y se inserta en la 12ª costilla).

Este músculo es muy importante para mantenernos erguidos y al que se le está sobresolicitando todo el día para diversas posturas. Por contrario que parezca no es un músculo que esté especialmente diseñado para aguantar grandes tensiones, por eso cuando está resentido y hacemos el esfuerzo de levantar un peso considerable del suelo flexionando la columna en ocasiones sufre una sobrecarga y nos quedamos a medio camino (nos quedamos enganchados). Una vez que esto ha pasado la solución no deja de ser otra que reposo, unos cuantos masajes con estiramientos incluidos y más reposo.

El cuadrado lumbar es difícil de examinar debido a que cuando interviene de manera bilateral para apoyar la extensión lumbar entran en juego demasiados músculos espinosos.

En razón de lo anterior, se realiza la evaluación de este músculo con la persona en posición decúbito lateral, flexionando ventralmente el tronco y con la pelvis inclinada hacia atrás, apoyándose sobre la cara lateral del miembro inferior - siendo el punto de contacto más superior la cresta iliaca - y la cara anterior del antebrazo con el codo flexionado a 90º, aproximadamente, -estando la articulación glenohumeral en abducción formando un ángulo de 90 grados - sobre una camilla.

La persona asume durante esta posición una flexión lateral pasiva, como indica esta imagen. Si el ángulo inferior de la escápula, que se encuentra en el costado de los puntos de apoyo, esta elevado de la camilla unos 5 cm o más, se considera que este músculo posee la longitud normal.

Es importante señalar que para valorar la longitud del cuadrado lumbar de manera más precisa, suele ser necesario apoyarse en hallazgos de otras pruebas, que aún que son menos especificas que la propuesta nos permiten deducir si existe acortamiento de dicha musculatura.

El punto gatillo del cuadrado lumbar es difícil de palpar pero si buscas banda tensa y dolor aunque este sea puntual, pues ya esta. Se trata de bandas musculares, donde se produce espasmo muscular isquémico (por falta de aporte sanguíneo), lo que provoca hiperactividad del huso muscular y de la placa motora. Se genera sensibilización periférica, que empieza a mandar estímulos constantes hacia la médula espinal y genera un círculo vicioso, en que la contractura muscular se puede deber a atrapamiento de fibras nerviosas.Medidas a tener en cuenta: coger los objetos del suelo flexionando las piernas, con el tronco lo más recto posible y haciendo la fuerza con uno de los músculos más poderosos del cuerpo, el cuadriceps, o levantarnos del suelo o de la cama tumbándonos antes de lado son medidas muy eficaces para luego no tener que estar en reposo durante un par de semanas.

Estiramientos:

De pie, con las piernas ligeramente más abiertas que la anchura de los hombros, inclinar el tronco lateralmente hacia un lado a la vez que el brazo del lado contrario se eleva y cae por encima de la cabeza. Lo puedes ver aquí

Elongamiento del cuadrado lumbar
Recostado en la cama
Autoestiramiento del cuadrado lumbar
Arquear la zona lumbar con apoyo de un cojín
Cruzando las piernas en el suelo
Flexión lateral del tronco
Con apoyo en un objeto seguro
Corrección con el estiramiento del cuadrado lumbar

Ejercicios:

Flexiones laterales, tumbado
Flexiones laterales, tumbado (2)
Abdominales "crunch" con rotación
Flexiones laterales con pesa corta
Elevaciones laterales del busto, con apoyo en el codo
Oblicuos - cuadrado lumbar
Entrenamiento en la prensa para oblicuos
Entrenamiento en el banco para lumbares
Oblicuos en la polea baja