sábado, 31 de octubre de 2009

Alergias en el corredor















Allergies in the runner

Las alergias respiratorias se han doblado en los últimos 20 años en países industrializados. Y es que la alergia al polen se agrava con el aumento de la contaminación de las ciudades.

Con la llegada de la primavera, disfrutar de nuestro deporte favorito resulta complicado si somos corredores alérgicos
 

Es posible continuar tu entrenamiento a pesar de la alergia e incluso puede resultar beneficioso. Esto se debe a que correr con alergias puede fortalecer los músculos respiratorios, mejorar la capacidad aeróbica y reducir los bronco-espasmos por debajo de lo normal. Eso sí, el frío excesivo o la falta de calentamiento, puede causar la aparición de los síntomas justo antes o durante el entrenamiento.

Consejos para correr con alergias

- En caso de que el corredor tenga asma se recomienda utilizar el inhalador justo 30 minutos antes de comenzar a correr. Además, es fundamental realizar un buen calentamiento.
- Es importante evitar salir a correr durante los días más secos y por los lugares más contaminados de polen: los parques y ciertas calles y avenidas concurridas.
- Los síntomas de alergia suelen aparecer una hora después del entrenamiento. Por eso, se recomienda una ducha y cambio de ropa tras el mismo.
- En caso de cansancio o fatiga extrema, es mejor posponer el entrenamiento. Esto se debe a que nuestro sistema inmunológico reaccionará más rápidamente a los factores alergénicos si estamos cansados.
- En los días más secos, en caso de no poder abandonar la rutina de entrenamiento, puedes cubrir tu boca y nariz con una mascarilla. Así, disminuirá la cantidad de contaminación o factores alergénicos que entran en las vías respiratorias.
- Si la alergia ataca a tus ojos y sientes picazón lo mejor es que salgas a correr con gafas de sol. Además, puedes utilizar unas gotas para los ojos 30 minutos antes de salir a correr.
- Evitar salir a correr a primera hora de la mañana y a última hora de la noche dado que son las horas en las que existe un mayor nivel de polen en el aire.
- En los días de lluvia puedes salir a correr mientras llueve, con un chubasquero, o también puedes salir justo después de la lluvia.
- En los días con mucho viento lo más recomendable sería no salir a correr. Si hay poco viento y quieres arriesgarte lo mejor es que corras en la misma dirección del viento.
- Modificar la dieta alimenticia también afecta positivamente a los corredores con alergia. Comer más fruta y verdura, beber más agua y eliminar el exceso de ácido es primordial a la hora de combatir los síntomas de cualquier tipo de alergia.

Evidentemente, esta es una lista genérica de consejos para correr con alergias pero lo mejor es siempre consultar con el médico especialista que será el que realmente nos dé las recomendaciones oportunas y nos recete, en caso de ser necesario, el antihistamínico apropiado.

Aparte de las clásicas alergias (rinitis, asma, etc), se pueden dar otro tipo de alergias en corredores:
 

La urticaria colinérgica se caracteriza por el desarrollo de pequeños habones redondeados, asentados sobre un área de enrojecimiento cutáneo. Suele haber picor y el cuadro se resuelve espontáneamente en poco tiempo (minutos u horas)
La causa puede ser el ejercicio; pero también, como habéis dicho, el sudor, el calor o la ansiedad.

La alergia inducida por el ejercicio y dependiente de los alimentos.
Es muy poco frecuente y ocurre solamente cuando un individuo ingiere un alimento específico y realiza ejercicios dentro de las tres o cuatro horas posteriores. Los individuos que experimentan este tipo de reacción, por lo general padecen asma y otras afecciones alérgicas. Aunque cualquier alimento puede contribuir a esta forma de anafilaxis, los que han sido reportados incluyen al trigo, los mariscos, la fruta, la leche, el apio y el pescado.

La alergia inducida por el ejercicio y dependiente de los alimentos, parece ocurrir en las mujeres en una proporción de dos a uno con respecto a los hombres, y ser más común en individuos cuyas edades se ubican entre la segunda y la tercera década de vida.

La prevención es simple: no ingerir los alimentos implicados durante las 4-6 horas previas a realizar ejercicio.
La ingesta de mínimas cantidades, a veces inadvertidas de dichos alimentos son suficientes para desencadenar el cuadro.

El padecimiento de una enfermedad alérgica no debe impedir la práctica segura del deporte.
El síntoma inicial suele ser el picor, característicamente en las palmas y plantas de los pies. Ante la aparición de los primeros síntomas, se debe suspender el ejercicio, tomar un antihistamínico, sentándose o tendiéndose en el suelo en caso de presentar sensación de mareo.

Cuando aparece algún signo de gravedad, dificultad para respirar o tragar, lipotimia, etc. el tratamiento con adrenalina auto-inyectable debe ser inmediato.
Algunas personas experimentan una mejoría transitoria de los síntomas, presentando al cabo de unas horas una recaída del cuadro.
Se debe instruir al afectado sobre la dosificación de adrenalina autoinyectable para administrársela en caso necesario, recomendándole llevar consigo una jeringa precargada siempre que realice actividades físicas programadas e ir acompañado de alguien con capacidad para asistirlo en caso de anafilaxia.

FUENTES:
http://www.correresdevalientes.elmundo.es/vida-sana/como-afectan-las-alergias-a-los-corredores
http://www.sport.es/labolsadelcorredor/correr-con-alergias/
https://francgilo.wordpress.com/2009/07/08/la-contaminacion-y-el-corredor/