lunes, 20 de abril de 2009

Bursitis rotuliana (o prepatelar)


Prepatellar Bursitis

Las bolsas serosas del aparato locomotor son cavidades de tejido conectivo laxo revestidas de sinovial. Se localizan principalmente en zonas de apoyo o de roce en las áreas de la articulación, entre los músculos o entre éstos y una prominencia ósea, siendo la función de las bursas disipar la fricción causada por dos estructuras contiguas durante el movimiento. Pueden sufrir una reacción inflamatoria como consecuencia de un traumatismo, de un depósito de microcristales o de una colonización por parte de un microorganismo; asimismo, las bursitis pueden aparecer en el curso clínico de enfermedades inflamatorias sistémicas como la artritis reumatoide.

El signo clínico más característico es la presencia de una tumefacción esférica, bien delimitada, fluctuante y por lo general adherida a los planos profundos; la tumefacción es menos aparente cuando se afectan las bolsas más profundas. La intensidad del cuadro álgico es variable y en gran medida dependiente de la etiología.
Si hay un excesivo movimiento o se produce algún traumatismo agudo, la bolsa serosa se irrita y se inflama, produciendo grandes cantidades de líquido sinovial. Puesto que el líquido se acumula en un espacio limitado, la presión tiende a aumentar y causa la irritación de los receptores de dolor en el área. La bursitis puede ser muy dolorosa y puede restringir gravemente el movimiento.
La bolsa prepatelar está localizada entre la parte anterior de la rótula (o patela) y la piel que la cubre. Esta bolsa permite a la rótula deslizarse libremente debajo de la piel cuando doblamos y enderezamos nuestras rodillas.

La bursitis prepatelar puede aparecer a los 8-10 días después de haber recibido un golpe en la rótula. Es conocida como "rodilla de sirvienta", pero se ha visto en muchas otras profesiones, así como asociada a artritis reumatoide e infección.
La sangre en la bolsa, causa una reacción inflamatoria. Las paredes de la misma pueden espesarse y permanecer espesadas después de que la sangre ha sido absorbida por el cuerpo. Esta hinchazón de la bolsa se denomina bursitis prepatelar

La bursitis prerotuliana también puede ocurrir durante un período más largo de tiempo. La gente que trabaja sobre sus rodillas, como la alfombra se encama y fontaneros, repetidamente puede perjudicar la bolsa. Esta herida repetida puede conducir a la irritación e hinchazón de la bolsa con el tiempo. La irritación crónica conduce a bursitis prepatelar al final.

La bolsa prepatelar también puede infectarse . Esto puede ocurrir sin cualquier advertencia, o puede ser causado por una pequeña herida y la infección de la piel sobre la bolsa que se extiende abajo en la bolsa. En este caso, en vez de la sangre o fluido inflamatorio, lo que llena la bolsa es el pus. El área alrededor de la bolsa se hace caliente, roja, y muy sensible.

El dolor se puede reproducir flexionando la rodilla por el aumento de la tensión sobre la bursa. La articulación de la rodilla suele ser normal. Hay una inflamación con edema fluctuante y bien circunscrito y caliente en la parte más distal de la patela. Si este proceso inflamatorio ha estado presente desde hace algún tiempo, pequeñas masas pueden ser sentidas debajo de la piel sobre la rótula. A veces estas masas sienten como si algo flotase alrededor y por delante de la rótula, y pueden ser muy sensibles. Estas masas son por lo general los pliegues espesados de tejido de bolsa que se han formado en respuesta a la inflamación crónica.

Evolución: El saco de la bolsa puede hincharse y llenarse del fluido de vez en cuando. Esto por lo general es relacionado con su nivel de actividad, de forma que “cuanto más actividad, más hinchazón”. En la gente que, por su profesión, descansa sobre sus rodillas mucho, la bolsa puede ponerse muy gruesa (espesa), casi como una rodillera delante de la rodilla.

Finalmente, si la bolsa se infecta, la parte anterior de la rodilla se aumenta y se hace muy sensible y caliente al toque alrededor de la bolsa. El proceso infeccioso se puede acompañar de fiebre y sentir enfriamientos. Un absceso, o el área de pus, pueden formarse sobre el frente de la rodilla. Si la infección no es tratada rápidamente, se forma un absceso, el cual una vez tenso, el pus comienza a rezumarse hacia fuera.

Tratamiento quirúrgico: La cirugía es a veces necesaria para quitar una bolsa espesada que no se ha mejorado con ningún otro tratamiento. El retiro quirúrgico por lo general es hecho porque la bolsa aumentada restringe su actividad.
Para quitar la bolsa prepatelar, se hace una incisión por encima de la rodilla (directamente arriba y abajo o a través de la rodilla). Ya que la bolsa está delante del patela, la dislocación de rodilla nunca se produce. El saco de bolsa espesado es quitado, y la piel es reparada con puntadas. Es necesario el reposo durante varios días para permitir que cure la herida y prevenir sangrar en el área donde la bolsa fue quitada.

Algunos tipos de bursas probablemente crecerán atrás después de la cirugía, porque la piel tiene que deslizarse sobre la rótula suavemente. El cuerpo formará otra bolsa como una respuesta al movimiento del patela contra la piel durante la fase que se cura. Si todo va bien, la bolsa que vuelve después de la cirugía no será gruesa (espesa) y dolorosa, sino más bien una bolsa normal.

Rehabilitación en los pacientes operados: Para su rehabilitación tendrá un período que puede implicar la utilización de muletas. También tendrá que comenzar un programa de ejercicio cuidadoso y gradual. Los pacientes a menudo trabajan con un fisioterapeuta (masajista) para dirigir los ejercicios de rehabilitación.

Rehabilitación en los pacientes no intervenidos: Por lo general se mejorará en un período de tiempo de semanas a meses. El saco llenado por fluido no es necesariamente un problema, y si esto no causa el dolor, no tiene por qué ser una causa para la alarma o el tratamiento. El saco de fluido puede ir o venir con la variación en la actividad. Esto es normal.

Los pacientes con bursitis prepatelar pueden beneficiarse a partir de dos a cuatro semanas de fisioterapia. Los tratamientos como el ultrasonido, la electroestimulación y el hielo pueden ser usados para ayudar a controlar el dolor y la hinchazón.

Las sesiones de terapia a veces incluyen Iontoforesis. Este tratamiento es de utilidad para los pacientes que no pueden tolerar inyecciones.