viernes, 19 de septiembre de 2008

Enfermedad de Hoffa (Hoffitis)



















La enfermedad de Hoffa es una enfermedad de la rodilla. También se le llama, en términos médicos, síndrome de Hoffa-Kastert o síndrome de la almohadilla grasa infrarrotuliana.

Afecta principalmente a la bola de grasa localizada en la rodilla, por detrás del tendón rotuliano, que prolifera de forma anormal. Hablamos de inflamación del " paquete adiposo " de Hoffa. Es una enfermedad muy rara y benigna, pero potencialmente incapacitante, como lo ha sido durante meses la lesión del tenista mallorquín Rafa Nadal.y que recuperó de forma extraordinaria en este año, llegando al primer puesto en el mundo en este deporte

Síntomas:

La enfermedad de Hoffa se puede manifestar de varias formas:

- Dolor en la parte delantera de la rodilla, que aumenta con el movimiento;
- Aumento del volumen de la rodilla;
- Molestia ocasional en el momento de realizar movimientos, incluso sensación de bloqueo en el momento de subir o bajar escaleras;
- Impresión de "crepitación" en la zona dolorosa;
- Sensación de inestabilidad.

Diagnóstico

El diagnóstico de la enfermedad de Hoffa es difícil porque los síntomas no son muy específicos y se pueden encontrar en muchas otras patologías. La radiografía de la rodilla a menudo es normal y una RMN no siempre aporta la confirmación del diagnóstico. De todas formas, sí que puede verse en otros muchos casos como en esta radiografía o en esta resonancia.
En este enlace con más imágenes.

Una artroscopia, técnica que utiliza una cámara y que permite la exploración visual directa de la articulación, puede mostrar la inflamación y la proliferación anormal del tejido graso.

Prevención

No hay prevención alguna específica para esta enfermedad.

Tratamiento

El tratamiento inicial de la enfermedad de Hoffa se basa en la toma de analgésicos y antiinflamatorios. En caso de que sean ineficaces unas infiltraciones locales con corticoides pueden disminuir los síntomas. Si este último tratamiento no funciona se puede intentar realizar una resección del ligamento; graso a través de una artroscopia. Si hay dudas la artroscopia puede permitir, en el mismo gesto, confirmar el diagnóstico y tratar la patología.

En situaciones en las que las fuerzas están dirigidas a la rótula, esta grasa actúa como un amortiguador de choque, protegiendo así las estructuras. En el caso de un fuerte impacto directo la rótula, la almohadilla de grasa puede llegar a ser pinzada (pinchada)entre el cóndilo femoral y la rótula. Como la almohadilla de grasa es una de las estructuras más sensibles en la rodilla, esta lesión es conocida por ser extremadamente dolorosa.

Este estado es normalmente de larga duración, agravado por la extensión (enderezamiento) de la articulación de la rodilla. De ahí que la almohadilla de grasa esté bajo constante irritación y que pueda llegar a estar muy inflamada. Como puede verse, el procedimiento quirúrgico artroscópico consiste en una limpieza con un shaver (especie de afeitador) o sinoviotomo.

Tratamiento fisioterápico

- Sonoforesis (0,5 ml de gel ultrasónico con Dexametasona al 0,4% + Lidocaína al 0,1%; 5 minutos a 3 MHz y W/cm2).
- Iontoforesis (con Dexametasona a 40 mA/min. subiendo la intensidad según tolerancia).
- Electroestimulación + Hielo.
- Estiramientos de Cuádriceps y Vasto Medial.
- Ejercicios de Cuádriceps (Extensión de rodilla en CCC en máquina aplicando resistencia en cara medial con thera-band, Isométricos con lastre, Extensión completa de la rodilla, Caminar hacia atrás en cinta rodante con pendiente 5 %) comenzando con 3 series de 10 repeticiones e incrementando progresivamente la resistencia según tolerancia al dolor.
- Si los tolera, añadir Excéntricos de cuádriceps.
- Estiramientos de cuádriceps, cintilla iliotibial, isquiosurales, gastrocnemios y sóleo.
- Disminución pero no supresión de la actividad deportiva.El tratamiento puede durar 4 o 5 meses y si no se obtiene resultado se recurre a la cirugía.

- Cirugía