sábado, 13 de septiembre de 2008

La plica sinovial



















La plica sinovial es una membrana existente en la articulación de la rodilla, la cual puede irritarse por sobreuso, traumatismos (caídas, accidentes) o por condiciones inflamatorias locales.
Da un dolor agudo, punzante y puede ser quemante, hinchazón, sensación de click. Con la flexión se escucha un chasquido, y se palpa una banda dolorosa (más frecuente medial).

Se diagnostica mediante Historia Clínica, examen físico, rayos X y Resonancia magnética. En caso de necesidad con Artroscopia.

Tratamiento: - Fortalecimiento del cuadriceps, programa de estiramientos, crioterapia dos o tres veces al día. Todo ello ayuda a retraer la plica y disminuye la inflamación.
- Analgésicos antiinflamatorios no esteroides (AINES)
-Artroscopia.

La plica constituye un repliegue o banda sinovial, remanentes embrionarios del septum intrasinovial que persisten en la vida adulta. De los 3 tipos de plica sinovial: suprapatelar, inferior y medial; solo esta última tiene interés patológico. Factores como el estrés mecánico, exceso de uso, el traumatismo y la inflamación intraarticular provocan que estas estructuras blandas, movibles y plegables se transformen en gruesas, fibrosas, verdaderos cordones que por la posición de la plica medial cuya extensión es a lo largo de la pared medial de la rodilla hasta el cajón de grasa infrarotuliana, la hace vulnerable a los factores patógenos mencionados provocando dolor a lo largo del lado medial que al examen físico se corrobora desplazando la rótula hacia la parte lateral y se hace compresión contra el cóndilo interno con el dedo pulgar, éste es el signo de Aux hausen, además de chasquido y bloqueo de la rodilla a los movimientos.

El cartílago articular a nivel del cóndilo interno y región ínfero-interna de la rótula es dañado por el contacto de esta plica sinovial mediopatelar patológica provocando condromalacia (reblandecimiento y rotura cartilaginosa) de cóndilo y rótula aportándole elementos clínicos y anatómicos a este proceso patológico considerado como el Síndrome Plica sinovial.La artroscopia constituye el mejor medio diagnóstico y terapéutico de esta entidad.
Este diagnóstico con frecuencia es pasado por alto por facultativos de diferentes especialidades que atienden pacientes con dolor en la cara anterior de la rodilla y la artroscopia no brinda la mejor visualización de esta estructura.La plica sinovial es unas de las patologías más frecuentemente encontrada en la práctica de esta cirugía de mínimo acceso. En esta investigación caracterizamos su comportamiento clínico y endoscópico evidenciando la importancia de este medio quirúrgico.

Imágenes:



Son muchos los pacientes en los cuales se diagnostica "plica sinovial" erróneamente, confundiendo el problema con fenómenos que desencadenan dolor anterior de la rodilla, como pueden ser inestabilidad rotuliana, síndromes de hiperpresión, condromalacia rotuliana (o patelar) de diversas etiologías o cualquier otra patología articular.

Es importante que hagamos claridad sobre el efecto protagonista que desempeñan las plicas sinoviales como elementos etiológicos de enfermedad articular. Hasta hace pocos años se consideraban a estas bandas intra-articulares como elementos patológicos. Hoy se consideran las plicas sinoviales como variantes anatómicas normales, en razón a que se encuentran dentro de las rodillas de un altísimo porcentaje de la población sin que produzcan síntomas o disfunción articular. Sólo un 5% de los pacientes con plicas sinoviales son sintomáticos. Esto implica que una cosa es un paciente con una plica sinovial y otra es un paciente con un Síndrome de Plica Sinovial, a cuyo diagnóstico casi que se llega por exclusión.

Existen cuatro tipos de plicas: la suprapatelar o porta, la medial, la inferior o ligamento mucoso es constante y lateral que es rarísima. La suprapatelar tiene muchas formas, puede ser completa o incompleta y está ubicada como su nombre lo indica en el área suprapatelar a la entrada del fondo de saco subcuadricipital. Se puede hacer sintomática cuando no está perforada, dividiendo en dos la cavidad articular; esto impide el funcionamiento normal del músculo genu articularis y se traduce en dolor suprapatelar. El diagnóstico se establece cuando al distender la cavidad articular con solución salina ésta no se hace homogéneamente, y artroscópicamente no se visualizan las fibras musculares del tensor de la sinovial.La plica medial se origina en la pared interna de la articulación a nivel suprapatelar o puede emerger de un plica porta, se dirige oblicua y distalmente cruzando por sobre el cóndilo femoral medial, de manera que se interpone entre la patela y el cóndilo, para terminar insertándose en la grasa infra-rotuliana. Esta plica medial es la que con mayor frecuencia es susceptible de producir síntomas, como dolor, pseudobloqueos y chasquidos. Al examen su palpación es dolorosa y se localiza en el área parapatelar interna; el dolor se atenúa si desplazamos medialmente la rótula.

La plica infrapatelar o ligamento mucoso, va de la grasa infrapatelar a la región intercondílea y en ocasiones es un verdadero tabique que divide en dos compartimentos esta área. Cuando se presenta esta eventualidad, se suele asociar a menisco discoideo externo. La plica lateral es muy rara, casi que una curiosidad, se dispone de manera similar a la medial pero en el aspecto externo.

Las plicas se hacen sintomáticas como consecuencia de un traumatismo directo o secundario a fenómenos de sobreuso en el desarrollo de prácticas deportivas.

El Síndrome de Plica Sinovial se debe manejar en principio conservadoramente a base de reposo y ASA. El reposo consiste en suspender las actividades deportivas mientras desaparecen los síntomas. Si el problema se hace persistente y no mejora, la solución es la resección transartroscópica de la plica.

Una vez hayan desaparecido las molestias, se pueden realizar los ejercicios que se indican en esta página, siempre bajo la supervisión del especialista.